NUEVA MODIFICACIÓN DE LA LEY DE ARRENDAMIENTOS URBANOS

Vigente desde el 6 de marzo de 2019

El objetivo primordial de la reforma es garantizar una mínima estabilidad en el ejercicio del derecho a la vivienda por la vía del arrendamiento. Para ello se modifican algunos preceptos de la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos, relativos a la vivienda. Por tanto, no es para los locales de negocio y naves industriales. Se aplicará a los contratos que se acuerden a partir de su entrada en vigor y no afecta a los celebrados con anterioridad.
Principales novedades:
-Duración del contrato obligatoria para el propietario: hasta CINCO AÑOS si es persona física, y hasta SIETE AÑOS si es persona jurídica.
-Prórroga tácita obligatoria para el propietario pasa a ser de TRES AÑOS, de modo que si no se manifiesta la voluntad de terminarlo antes de finalizar los cinco primeros años, o los siete en sociedad, se renueva por tres años más.
-El propietario deberá manifestar la voluntad de terminarlo, cuando haya transcurrido el periodo mínimo obligatorio, con una anticipación de cuatro meses, o se volverá a prorrogar.
-Revisión de renta: Hay que pactarla expresamente y sólo se puede efectuar anualmente, una vez cumplido el primer año de duración del contrato, con el límite del IPC (Índice de Precios al Consumo).
Este Real Decreto Ley ya es aplicable, pero es necesario que lo ratifique el Congreso o volverá a quedar sin efecto.